De pastor de ovejas a programador sénior

En la imagen podemos ver el antes y el después de la vida de Fernando
¿Puede un pastor de ovejas ser programador? Lo que leerás a continuación puede romper tus esquemas…

En este artículo os voy a contar la historia de Fernando Ureña Gómez, más conocido como Disco Duro de Roer. Creo que es una historia que puede ser muy motivadora para todos aquellos que estáis empezando en el mundo de la programación, ya que veréis que con esfuerzo y dedicación, podéis conseguir ser programadores y vivir de ello (siempre que os guste).

Como siempre, si estáis pensando en meteros a estudiar algo relacionado con informática por motivos económicos, os recomiendo este artículo dónde abordo si es buena idea estudiar informática por dinero.

Quiero agradecer personalmente a Fernando su disposición a contarnos su historia, y al final del artículo os dejaré además un montón de recursos (algunos gratuitos, otros de pago) que pueden ayudaros a aprender y a crecer como programadores. Sin más, vamos a ver cómo hizo Fernando para pasar de ser un pastor de ovejas en los campos manchegos a ser un programador sénior.

2007: ¿Estudiar? ¡Para qué!

Cuando eres adolescente, normalmente no es que pienses mucho en el futuro. La diversión, las personas del género por el que sientas atracción, y cualquier otra cosa es buena para desviarse de las labores puramente académicas.

En el caso de Fernando, como a muchos adolescentes fruto de un sistema educativo (a mi juicio) muy mejorable, el Bachillerato le aburría enormemente. Y, tras sacar varios 2 sobre 10 en asignaturas que no le importaban lo más mínimo, Fernando decidió dejar Bachillerato (en 1º de Bachillerato) por puro aburrimiento y le propuso a su padre irse a trabajar con él. El padre de Fernando es pastor de ovejas en su pueblo, Almagro, un pequeño pueblo de casi 9000 habitantes cercano a Ciudad Real, en Castilla-La Mancha, España.

Ovejas pastando en un prado
Las ovejas son muy bonitas hasta que te quitan las vacaciones, ¿verdad?

2008: Pastor de ovejas en Almagro

Daba igual si llovía, si hacía calor o si era festivo… La rutina la marcaban las labores propias del oficio de pastor que no entendían ni de meteorología ni de las humanas costumbres de descansar los fines de semana. Y así un adolescente Fernando se dedicaba a labores como ordeñar, pastar ovejas etc.

No había vacaciones, no había días de descanso, lo único importante eran las ovejas. Y, lo peor, no había futuro o, al menos, un futuro apetecible para Fernando. ¿Estar toda la vida sin vacaciones? ¿Toda la vida dedicado al pastoreo? Un trabajo muy sacrificado, sin duda alguna.

Y no hay nada mejor para un joven que no quiere estudiar que un golpe de realidad como el que recibió Fernando. Cuando experimentó lo que era trabajar y se dio cuenta de que en la vida nadie te regala nada, decidió volver a estudiar. Quería una vida mejor.

A Fernando siempre le habían gustado los videojuegos, toquetear cosillas de informática y tal y decidió que quizás algo relacionado con la informática le podría gustar. Si tu estás en esta situación, este artículo te ayudará a saber si la informática es para ti.

2010: Vuelvo a estudiar

Dado que Fernando no tenía Bachillerato, no podía realizar una Formación Profesional de Grado Superior, de modo que decidió realizar una Formación Profesional de Grado Medio, que era a lo que podía acceder directamente con la Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.) según el sistema educativo español.

Empezó el Ciclo Formativo de Grado Medio en Sistemas Microinformáticos y Redes en el I.E.S. Maestre de Calatrava, en Ciudad Real. Y aquel chico que te sacaba 2 en Bachillerato de repente te sacaba 10 en la Formación Profesional. ¿No debería hacernos esto reflexionar sobre nuestro sistema educativo? En cualquier caso, Fernando acabó su Grado Medio de dos años de duración con una media de sobresaliente. Como él mismo me contó para preparar este artículo, «cuando estás todo el día con las ovejas. las ganas de estudiar te salen solas«.

Logo de Disco Duro de Roer
En cuatro años, de dejar Bachillerato a crear su página web Disco Duro de Roer, no está nada mal, ¿eh?

2012: Nace Disco Duro de Roer

En 2012, cuando Fernando acabó el Grado Medio en Sistemas Microinformáticos y Redes, decidió crear una página web para hacer manuales sobre las cosas que él iba aprendiendo en sus estudios: instalaciones, configuraciones… y todo lo relacionado con la informática que él conocía y manejaba hasta ese momento.

Fernando quería seguir estudiando, pero al no tener Bachillerato, para acceder a un Ciclo Formativo de Grado Superior necesitaba realizar una prueba de acceso. En este caso la prueba de acceso no tenía nada que ver con la informática (sino con asignaturas como lengua, matemáticas, inglés etc.), pero de nuevo la motivación superó al aburrimiento que le producían estas asignaturas (recordemos que había abandonado los estudios en 1º de Bachillerato precisamente por esto) y sacó sobresaliente en la prueba de acceso.

Y así fue como Fernando accedió en 2012 al Ciclo Formativo de Grado Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma (también conocido como DAM).

2012: Los comienzos en programación

Cuando Fernando empezó Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma (DAM), estaba muy perdido. Él mismo pensaba algo que seguro que te suena «la programación no es para mí, no voy a llegar a ningún sitio» etc. Sin embargo, poco a poco le fue cogiendo el gustillo y, al final, a base de esfuerzo, esfuerzo y más esfuerzo, aquello que en un principio le parecía un auténtico jeroglífico, le empezó a parecer algo entendible, manejable y atractivo. Me gustó mucho cuando Fernando me contaba su historia que me decía «yo no soy el tío más listo del mundo, pero soy un tío que le echa mucha horas, y acabo entendiendo las cosas porque ya las he hecho muchas veces» y me ponía el ejemplo del talento innato de Messi y el trabajo inmenso de Cristiano Ronaldo para con menos talento (siendo un jugador aún así inmensamente talentoso) haber sido capaz de estar a la altura de Messi durante años. Yo estoy radicalmente de acuerdo con esta actitud ante la vida, pero me detendré más adelante en esto.

Finalmente, tras acabar de forma satisfactoria el Ciclo Formativo de Grado Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma (DAM), Fernando decidió hacer un Erasmus+ Prácticas y realizó las prácticas del ciclo en Londres, en una empresa llamada Goodwebsite.net. Allí trabajó con WordPress, Prestashop y vivió por primera vez fuera de su tierra natal. La experiencia, aunque enriquecedora, supuso todo un reto para Fernando, que se sintió muy estresado ante desafíos como el idioma (y el protagonista de nuestra historia no es que manejara precisamente bien en aquella época la lengua de Shakespeare) o las tecnologías (estuvo tocando web viniendo del desarrollo multiplataforma).

«Aquello fue un cambio brutal. De Almagro a Londres, un idioma como el inglés que yo aún manejaba poco, en la empresa pasar de multiplataforma a web al principio también me llevó más adaptación, también como becario que era era un poco un cero a la izquierda… Se juntó todo para que fuera una experiencia difícil de la que aprendí mucho. ¿Y qué hice? Lo único que sé hacer: trabajar duro. Y tras trabajar, me iba a un intercambio de idiomas para mejorar el inglés e intenté mejorarlo en Londres todo lo posible. Al final fue una buena experiencia en el sentido de que crecí mucho, aunque al principio fue muy complicado y se me hizo bastante cuesta arriba«.

2014: Empieza Ingeniería Informática

Tras la experiencia londinense, y aconsejado por un profesor, Fernando se matricula en el Grado Universitario en Ingeniería Informática en la UCLM. Pero, de nuevo (y de nuevo cabría reflexionar sobre el sistema educativo), pese a que a Fernando le enamoraba la informática… Aquello no le acababa de cuajar. Estuvo dos años pero el tremendo aburrimiento que le causaba una formación excesivamente teórica y carente de práctica le llevaron a acabar abandonando a la mitad su etapa universitaria.

Imagen de un editor de código con código desarrollado por un programador
A Fernando la Universidad le pareció de todo menos práctica y… Decidió abandonarla y sumergirse en el mundo freelance.

2015: La etapa de freelance

Tras dejar la carrera universitaria, había que buscarse la vida. Y Fernando, que tras la experiencia londinense tenía experiencia con WordPress, decidió meterse en el mundo freelance.

Si te interesa el mundo freelance, en este blog tenemos un artículo dónde te orientamos sobre cómo empezar en el mundo freelance IT y otro con las mejores páginas web freelance IT en la actualidad.

En palabras de Fernando, «es lo que más me ha enseñado de forma autónoma en mi vida. Tenía que hablar con clientes, buscar cómo resolver cosas que en principio no sabía cómo hacer, organizarme.. Era 24/7, pero claro, después de las ovejas, esto era lo mismo pero sentado en casa y haciendo algo que me gustaba, así que era mucho mejor. En ese sentido, no me suponía un esfuerzo brutal como les podría haber supuesto a otras personas, ya que yo ya venía de trabajar muy duro. Sí era cansado en el sentido de que a lo mejor te llegaba un cliente con una urgencia (lo cual se pagaba además con un extra), y te pedía algo para dentro de media hora, una hora etc. Yo lo intentaba, a veces me salía, a veces no, pero siempre lo intentaba«.

Fernando estuvo de freelance un par de años, pero empezó a diversificar ingresos. Y así llegamos al siguiente punto…

Imagen de unos dados con la palabra "Teach"
Fernando decidió que quería empezar a dar clases particulares, ya que le gustaba enseñar. ¿Cómo le fue? Sigue leyendo…

2016: Empiezo a dar clases particulares

Fernando seguía como freelance, pero además empezó a dar clases particulares. «En general, dar clases particulares era mucho más cómodo que ser freelance, ya que te suele llegar un alumno con una problemática, mucho más sencilla que la que puedas tener como freelance, la resuelves y cobras. En mi caso, además, me salió más rentable«.

Así, poco a poco, Fernando fue virando de freelance a un perfil más de profesor de clases particulares, dando clases durante todo el día. «Trabajaba fácilmente 10 horas al día. Tras lo de las ovejas, todo esfuerzo me parecía suave«.

Durante esta época, además, Fernando se sacó a distancia 2º de Desarrollo de Aplicaciones Web (DAW). Como te contamos en este artículo, 1º de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma (DAM) y 1º de Desarrollo de Aplicaciones Web (DAW) comparten el primer año, de modo que Fernando con sólo un año más podía sacarse otro Ciclo Formativo de Grado Superior. Si quieres estudiar a distancia como hizo Fernando, pero se te hace costoso, en este artículo te contamos cómo puedes optimizar tu tiempo y aumentar tu productividad estudiando desde casa.

Llegó un momento en el que Fernando tuvo que hacer las prácticas de la FP (si empiezas a hacer tus prácticas, aquí tenemos un artículo para que le saques el máximo provecho) y uno de sus profesores, al ver el nivelazo que tenía programando comparado al resto de alumnos (algo normal si tenemos en cuenta que Fernando ya llevaba años de experiencia profesional y sus compañeros no), le dijo «Fernando, tú te vas a ir a Indra«.

En un principio, a Fernando no le hizo ninguna gracia la idea, en el sentido de que él vivía de las clases particulares, y no podía permitirse estar tres meses haciendo prácticas gratis. Pero con un año de experiencia profesional profesional podía convalidar las prácticas y ahorrarse estos tres meses de trabajo gratis (algo que como te cuento yo en mi historia, también intenté, pero no fui capaz de conseguirlo). Empezó a echar CVs y, al final, cuando en Indra vieron que estaba interesado en trabajar y que ya tenía nivel programando, lo contrataron directamente.

2017: programador en Indra

Para Fernando, desde la experiencia londinense, era su primera experiencia laboral trabajando por cuenta ajena. Y Fernando tenía mucha inseguridad. «Hay muchas tecnologías, iba a trabajar con gente que sabe un montón, todo depende del proyecto en que caigas… Pero yo tuve una pizca de suerte y, entre eso, y que soy muy trabajador, me adapté muy bien. De hecho, el primer año, mi jefe me ofreció una subida salarial y me dijo que estaba a otro nivel, comparado con el resto de compañeros que acababan de entrar en la empresa. Me dijo que me había adaptado perfectamente, que había pasado de no saber Angular a ser el que más maneja de los junior con diferencia, que me iba a encargar de las formaciones en Angular yo etc. Aquello fue un orgullo y un reconocimiento a mi esfuerzo y trabajo«.

Fernando cuando me contaba sobre esto hacía una reflexión también sobre la experiencia y el Grado Universitario en Ingeniería Informática: «yo estaba en Indra, no tenía carrera, pero muchos compañeros míos de la carrera estaban entrando de becarios, con carrera sí, pero con menos práctica programando. Yo no tenía carrera, pero tenía experiencia, resolvía problemas, que al final es lo que le interesa a las empresas».

Aquí podríamos entrar entre el eterno debate sobre si es interesante estudiar o no Ingeniería Informática, porque incluso yo mismo me lo he planteado tras acabar Desarrollo de Aplicaciones Web (DAW), pero eso será material de otro artículo.

Imagen de la pantalla de inicio del perfil de profesor de Disco Duro de Roer en Udemy
Fernando quería nuevos retos y… Udemy le encajó. ¿Como sigue la historia? Sigue leyendo…

2018: profesor en Udemy

Fernando, tras los cursos que hacía en Youtube de programación, tras todos los artículos que hacía en Disco Duro de Roer, tras todas las clases particulares que había dado… «Yo quería un salto de calidad. Quería llegar a más gente y hacer cursos de forma más profesional aún, me gustó mucho el formato de Udemy y dí el salto«.

Estas ganas de crecer, de probar cosas nuevas, de aprender, de buscar nuevos desafíos… han sido una constante en la carrera de Fernando. Y Udemy fue un reto más dónde a día de hoy ayuda a miles de alumnos.

2020: trabajando desde casa

Cuando empezó la pandemia de COVID-19 y los programadores (como muchas otras profesiones) empezaron a trabajar desde casa, a Fernando le costaba. Le costaba a nivel anímico. Él comenta que «yo necesito salir de casa, que me dé el Sol, un paseíto… Realmente aunque seguía ofreciendo resultados, la pandemia impactó negativamente en mi rendimiento, es que no se podía ni salir a correr». Y, aunque yo soy un gran defensor de la opcionalidad del trabajo en remoto, siempre he dicho que el trabajo 100% remoto no es para todo el mundo. Y en el caso de Fernando podemos apreciar un claro ejemplo.

Empezó a buscar trabajo, ya que tras tres años en Indra, a Fernando le apetecía un cambio de aires, buscaba nuevos retos. Para Fernando era un buen momento para buscar un cambio, pero… ¿y tú, cómo puedes saber si es un buen momento para cambiar de trabajo? Te lo cuento aquí. Tras varias entrevistas, alguna que otra oferta rechazada etc. Fernando encontró un reto como el que estaba buscando en Zaragoza.

Fernando me comentaba lo siguiente: «para que veas el tipo de persona que soy. Yo aquí en Ciudad Real tengo mi piso comprado, vivo solo, tengo un trabajo estable, en Indra se me valora, tengo mis alumnos de clases particulares cuando quiero darlas etc. pero yo soy una persona que quiere crecer, quiero cosas nuevas, quiero nuevos retos. Y ojo, que yo en Indra he estado muy contento, pero simplemente necesitaba un reto distinto, un cambio. Y no sólo a nivel de programación, me apetecía un cambio de todo, de ciudad, de todo«. Esta actitud es muy TOP. Luego profundizaremos más en la misma.

Una persona escalando una pared vertical de una montaña
A Fernando las ganas de crecer y de buscar nuevos retos le hicieron salir de su zona de confort para irse a Zaragoza en busca de un nuevo desafío.

2021: programador sénior en Moontech

«Llevo dos meses en la empresa nueva, me estoy adaptando bien, estoy aprendiendo mucho, estoy con un rol de programador sénior e intentando adquirir progresivamente un rol más de líder en varios equipos (tres proyectos a la vez), con Angular, Ionic etc. Y además estoy introduciéndome en Nest.js, que tenía muchas ganas de meterme en backend con JavaScript. Son proyectos desafiantes y me está suponiendo un reto intelectual muy estimulante. Aún tengo que mejorar en cuanto a mis habilidades de liderazgo, pero igual que aprendí a programar y a crecer en este sentido, ahora quiero crecer también adquiriendo un rol más de liderazgo y aprender a hacer a los equipos funcionar de la manera más óptima posible. Quiero ser un programador sénior con esas habilidades, que considero muy importantes. Además, ahora también estoy mejorando mi inglés porque sé que en el mundo de la programación, es clave, y en un futuro me gustaría trabajar en proyectos internacionales, para seguir creciendo«.

Más adelante abordaremos esta actitud, pero de nuevo, sólo puedo aplaudirla. Respecto al tema del inglés y su importancia en el mundo del desarrollo web/móvil actual, puedes leer sobre ello aquí.

Pues esta es la historia de Fernando: de pastor de ovejas en Almagro a programador sénior desarrollando interfaces para software industrial en Zaragoza con Angular, Ionic, Nest.js… ¿Parecía imposible? Nada que una actitud adecuada y el trabajo duro no pudieran conseguir.

Lecciones aprendidas de esta historia

Estas historias a mí me gustan mucho porque te ofrecen ciertas lecciones que pueden ser de gran valor para tu vida real. Y ojo, no hablamos de que haciendo esto podrías conseguir lo otro, no, hablamos de un caso real y de cosas que ya han pasado. Nada de hipótesis, realidades. Como siempre, no significa que si tú haces lo mismo que Fernando, vas a poder llegar al mismo punto que él, pero desde luego es un buen punto de partida para inspirarse, aprender y trabajar hacia tus objetivos profesionales. Sin más, vamos a repasar las lecciones aprendidas clave de esta historia.

Imagen de una bombilla encendida
Cuando has tocado fondo pero sabes que nunca más quieres volver a esa realidad que no es aceptable para ti… Esa motivación puede ser un motor tremendamente potente para conseguir tus objetivos.

Cuando tocas fondo, todo te parece bueno

Yo comparto con Fernando este punto. En su caso fueron las ovejas, en mi caso dificultades económicas, pero la realidad es que cuando tocas fondo y quieres salir de una situación muy incómoda y que para ti ya no es aceptable, tienes un motor que te va a llevar a hacer cosas que para otras personas serían imposibles. ¿Trabajar 12h al día de freelance? Bueno. ¿Irse a Londres a trabajar de programador? Bueno. ¿Aprender una tecnología nueva y destacar en pocos meses, mientras das clases particulares por las tardes y apenas tienes tiempo libre? Bueno.

Y, ¿sabéis cuál es la clave de esto? Que quién quiere hacer algo busca soluciones, no excusas. Busca cómo hacerlo, y no se queda lamentándose.

Fernando podría haber dicho «informática es muy difícil, yo no valgo» miles de veces a lo largo de su carrera. Cuando empezó a programar que le costaba, en Londres, cuándo se sintió inseguro al principio en Indra porque no trabajaba por cuenta ajena desde la experiencia londinense. Y podría haberlo dejado e irse a las ovejas de nuevo. Pero Fernando tenía una meta: ser programador sénior, crecer, crecer, aprender y crecer. Y eso no era negociable.

Y esto me lleva al siguiente punto: la actitud.

La actitud y el trabajo sobre el talento

Al final, la actitud no es más que una creencia que tienes sobre la vida. Nos comportamos según pensamos y creemos, y es nuestro cerebro el que actúa ante una misma realidad, ofreciéndonos una percepción en base a nuestras creencias. Veámoslo con un ejemplo: la misma realidad, Fernando sin vacaciones pastoreando ovejas 24/7. Fernando perfectamente podría haber pensado que «no había nada que hacer, que su vida iba a ser así siempre etc.» y por tanto su conducta no le habría llevado a ninguna situación distinta a la que tenía en aquel momento, además de a estados de ánimo probablemente poco agradables.

Pero Fernando no pensó eso. Fernando creía que él podía cambiar su vida y que él podía conseguir sus sueños. Y en base a esa creencia «puedo conseguir lo que me proponga con trabajo» surgieron todas sus conductas, que podemos resumir en: trabajo, trabajo y trabajo hacia un objetivo.

El trabajo duro no asegura el éxito (definido como conseguir un objetivo, en este caso), ya que además de duro, ha de ser trabajo inteligente (de no mucho te sirve estudiar programación 12h al día si aprendes a hacer código sucio, por ejemplo, y lo que aprendes son malas prácticas). Pero bueno, salvando este matiz, que ya es rizar el rizo, creo que esta lección es clave. La actitud es a prueba de bombas, la actitud no es negociable. Y si no se tiene una determinada actitud, se puede trabajar para conseguirla, para aprender a tenerla. Pero eso ya lo veremos más adelante, que para eso tenemos en el blog un apartado llamado Salud dónde entra por supuesto la psicología y todos estos aspectos.

Imagen de un camino del que no se ve el final
Empezar en la programación es un proceso que nunca se acaba y, dónde, como siempre, los resultados empiezan a aparecer a medida que se avanza en el proceso de aprendizaje…

Trabajar sin resultados inmediatos

Imagínate que Fernando deja las ovejas, se mete en la FP, ve que x asignatura se le da mal y lo deja. Que se mete a dar clases particulares, que al principio no le salen alumnos, y lo deja. Eso es lo que le pasa a mucha gente. En el caso de la programación, se creen que la programación es un salvavidas en la precariedad laboral en la que vivimos y se creen que en cuánto sepan programar un poco, van a estar nadando en la abundancia económica, recibiendo ofertas de IT Recruiters día sí y día también. Ya te hablé sobre el tema de estudiar informática por motivos meramente económicos en este artículo.

La realidad se parece mucho más a la historia de Fernando o a la mía que a lo que te puedan vender en cualquier red social sobre la maravillosa vida que llevarás siendo programador.

Evidentemente, como te cuento en este artículo dónde hablo sobre la situación del Sector IT en España en 2021, estamos en un sector privilegiado comparado con otros. Pero eso no significa que nadie te vaya a regalar nada. El trabajo, como la actitud, no se negocia. ¿Y eso qué significa? Que si quieres llegar lejos en programación, además de que te encante, además de evitar estos cinco errores típicos de juniors buscando su primer empleo, además de evitar estos cinco errores que harán que te bloquees en tu carrera profesional, además de todo esto… Te pongo algunos ejemplos de lo que te espera:

  • El primer lenguaje de programación que aprendas te va a costar muchísimo normalmente. Es normal, es como los idiomas. El primero siempre cuesta mucho. Luego, aunque otro idioma, o aunque otro lenguaje de programación, sean distintos, siempre habrá similitudes que te harán la curva de aprendizaje más fácil. Y te va a costar muchísimo significa que habrá días que tengas sensación de que no vales para esto, de que no eres capaz… Y mil pensamientos del estilo que se te vendrán a la cabeza.
  • Si vienes de otra rama (como en mi caso que hice Psicología) vas a recibir 0 apoyo social en general para hacer el cambio. Te dirán cosas como «¿por qué no trabajas de lo tuyo? ¡Menuda locura tirar ahora todo por la borda para aprender otra cosa!«, «¿Por qué no te haces funcionario y dejas de complicarte la vida?» y mil argumentos por el estilo. Es importante que seas capaz de tener claro tu objetivo y de resistir la presión social, si realmente quieres poderles demostrar a esa gente (familia, amigos/as etc.) que estaban equivocados/as.
  • Prepárate para aprender toda tu vida. Hay gente a la que esto le parece horrible porque consume muchas horas (y quizás con 40 años ya no te haga tanta gracia) pero al final la tecnología evoluciona muy rápido y hay que ir aprendiendo sobre la marcha. Y sobre la marcha significa que si meten una nueva tecnología en el proyecto que estés y que aún no la conoces, pues ya sabes, a aprender. A otros, como a mí, este tipo de retos nos parece excitante.

Lo que te quiero transmitir con todo esto es que esto es un proceso y que realmente los frutos del trabajo duro y de esa actitud de hierro no los vas a ver ni en uno, ni dos ni seis meses. A Fernando ser programador sénior le ha llevado 10 años aproximadamente. A mí ser programador júnior 3 años. Tener un perfil potente de Psicología + Gestión de Personas + Reclutamiento IT + Programación nivel júnior, literalmente 12 años.

Sé que ahora estarás pensando que hay gente que hace un Bootcamp y ya consigue trabajo. Por supuesto. Pero es que ese trabajo sólo es el principio. Y habría que hablar sobre lo que significa ser programador júnior, porque aunque sea muy excitante, también te aseguro que es muy duro y es cuándo más dudas le suelen surgir a la gente, cuándo aparece de forma fuerte el Síndrome del Impostor y todo eso… Pero de ello hablaremos en otro artículo.

Lo que te quiero decir con esta lección aprendida es que trabajes, te esfuerces, aprendas, pero disfrutando del presente y sin ver resultados inmediatos. Y que eso no te desanime. Porque es lo normal. El aprendizaje, que es lo que te llevará de ser estudiante o programador junior a ser sénior, lleva tiempo. Y con ese tiempo me refiero a años. Y, por supuesto, mucho trabajo.

Las claves de esta historia

Por tanto, si sumamos una motivación de hierroyo no me vuelvo a trabajar a las ovejas«), una actitud adecuadapuedo conseguir lo que me proponga con trabajo«), horas y horas de trabajo durante años, esfuerzo sin presión por ver resultados ni a corto ni medio plazo (en términos económicos o laborales asociados a «el pastizal que ganarás como programador») y tiempo (años) podemos tener algo parecido a una fórmula para llegar lejos en el mundo de la programación.

Ahora bien, ¿qué puedes estudiar en España para ser programador?. Es más, ¿cómo saber si te gusta la informática?. Y, más importante, ¿qué es el éxito para ti y adónde quieres llegar? Porque no hay buen viento para el barco que no sabe adónde va. Creo que todos estos contenidos pueden serte de gran ayuda para tener una carrera profesional potente y ser lo más feliz posible.

Imagen de la home del canal de Youtube de Disco Duro de Roer
Puedes encontrar multitud de recursos gratuitos para aprender y crecer como programador en el canal de Youtube de Disco Duro de Roer

Me gustaría aprender de Fernando

Si deseas aprender de Fernando, te dejo aquí todas sus redes sociales y links a sus cursos.

Youtube: https://www.youtube.com/user/DiscoDurodeRoer

Twitter: https://twitter.com/DiscoDurodeRoer

GitHub: https://github.com/DiscoDurodeRoer

Udemy: https://www.udemy.com/user/discoduroderoer

Twitch: https://www.twitch.tv/discoduroderoer_prog

Fernando, más conocido como Disco Duro de Roer como ya sabrás tras haber leído este artículo, tiene un contenido de gran interés. Si estás empezando a programar, te recomiendo enormemente su curso de Java con 100 ejercicios prácticos (con el que yo aprendí a programar). Si deseas aprender Angular, me gusta mucho su forma de enseñar, con la mínima teoría y todo proyectos, en su curso de Angular con 10 proyectos completos. Con esta misma filosofía, tiene también un curso de Ionic. También me ha parecido muy interesante su curso para crear tu propia biblioteca de componentes con Angular. Y, si estás atascado con el tema de las consultas SQL, tiene también un curso sólo de ello. Además, tanto en Youtube como en Twitch hace apps en directo.

Si estás interesado/a en este tipo de historias y en todo lo que podemos aprender de la carrera profesional de programadores como Fernando Ureña a.k.a. Disco Duro de Roer y te gustaría ver más contenido de este tipo en este blog, puedes comentárnoslo por TwitterInstagram o por nuestro formulario. Espero que la historia de Fernando te sea útil e inspiradora, y que tanto sus recursos gratuitos como de pago te puedan ayudar a crecer como programador/a.

Además, recuerda que si quieres que te ayudemos a crecer como profesional de forma más personalizada, no dudes en consultar nuestros servicios.  Y si estás pensando en comprar algún producto relacionado con informática, no dudes en consultar nuestras recomendaciones en la sección Productos. Nos vemos en el siguiente artículo.